Categoría: alimentación infantil

Antes de ir al cole….¡desayuna!

Después de unas largas vacaciones de verano, los niños vuelven a la escuela. Con el inicio del periodo escolar, llega también la necesidad de cambiar la rutina diaria. La jornada se vuelve más larga y, para afrontarla de forma óptima y con energía, es vital empezar con un buen desayuno.

La importancia del desayuno

Es un tema del que se habla repetidamente en la dieta equilibrada, y que es importante sobre todo en la infancia y la adolescencia, una etapa de mucho desarrollo físico e intelectual. Si este tema aún se está tratando es porque desayunar por la mañana antes de ir al colegio aún se pasa por alto en muchas casas. Está demostrado que saltarse el desayuno incrementa el riesgo de obesidad, pues se tiende a picar entre horas y se vuelve más difícil mantener una alimentación equilibrada y saludable. Por otro lado, estudios muestran que empezar el día con un buen desayuno favorece a la concentración y la memorización, además de ayudar a prevenir el sobrepeso. Por eso,  es necesario incorporar el hábito de un desayuno completo a la rutina matutina, para así empezar con buen pie y poder rendir en la escuela.

Puede que incorporar este hábito parezca todo un reto para algunos, por eso a continuación os damos algunos consejos básicos para empezar el día con energía:

Desayuno simple y equilibrado. Para desayunar bien no hace falta comer grandes cantidades, ni pasarse un buen rato en la cocina. Tampoco es necesario comer muchos alimentos diferentes, si bien con 2-3 ingredientes podemos crear algo delicioso. De hecho, podemos tomar un desayuno súper completo y saciante sin invertir apenas tiempo preparándolo. Para ello, en la mesa debe haber siempre:

  • Cereales. Son clave en la dieta equilibrada y aportan muchísima energía y nutrientes. Contienen proteínas, hidratos de carbono complejos, grasas insaturadas, minerales…. Preferentemente, deberíamos comerlos siempre integrales y evitar los azucarados, que son prácticamente todos los que se encuentran en el supermercado. Sin embargo, en el supermercado siempre encontraremos copos de avena o de cebada. En algunas tiendas de grano podremos también encontrar copos de maíz sin azúcar. Otras opciones son el pan integral (aunque preferiblemente de otro cereal distinto al trigo como el centeno),el gofio…

 

  • Semillas y frutos secos. Son otro alimento que debe convertirse imprescindible en nuestra dieta, pues combinadas con cereales aportan gran cantidad de energía además de ser ricas en ácidos grasos Omega-3. Las semillas que elijamos deben ser crudas- sin tostar- y sin sal/azúcar. Para potenciar su poder nutritivo las podemos dejar en remojo durante la noche. Semillas: lino, pipas de girasol, calabaza, chia, sésamo…Frutos secos: almendras, nueces, avellanas, pasas…

 

  • Lácteos. También podemos incluir algún lácteo. Es Importante que no sean productos industriales, pues contienen azúcares refinados (o edulcorantes artificiales) y otros aditivos. Por muy llamativos que sean lo envases de estos productos para los niños, lo mejor es decantarse por fermentados como el yogur natural o griego, Kéfir, queso fresco-mató-, ghee -o mantequilla clarificada-, leches vegetales no azucaradas, etc.

 

  • Fruta. La fruta es rica en vitaminas, fibra y azúcares complejos, que aportan energía y sensación de saciedad. Preferentemente deberíamos tomar fruta de temporada. La podemos servir a trocitos, entera, en zumo (no licuada, recién exprimida), etc. Idealmente, deberíamos evitar las macedonias u otras versiones que combinan varias frutas. Algunas corrientes defienden comer fruta separada de las comidas.

 

Con un poco de creatividad, podemos crear fácilmente desayunos que combinen estos grupos de alimentos. Algunos ejemplos: Yogur natural con copos de avena, pipas e higos, plátano achacado (gofio, plátano y nueces), tostadas con ghee o tahina, con crema de cacahuete y fresas, con queso fresco,…

 

Resumiendo en pocas palabras todo lo dicho:

✘Evitar productos azucarados o salados

✘Evitar bollería industrial

✘Evitar embutidos

 

✔Cereales integrales

✔Lácteos fermentados

✔Fruta fresca y de temporada

✔Semillas y frutos secos

Otras pautas para tener éxito en el desayuno

Levantarse más temprano. Poner la alarma media hora antes de lo habitual puede cambiar el día entero de tus hijos.  Con este tiempo extra, podemos preparar un desayuno nutritivo para los niños. Además, podremos empezar el día con más tranquilidad y comer sin prisa, saboreando los alimentos.

En familia mejor. Desayunar en familia por las mañanas es clave para el desarrollo de  los niños; no sólo permite asegurarse de que empiecen el día con energía, sino que  también es una herramienta muy útil para crear buenos hábitos alimenticios y sociales en la mesa, a la vez que fomenta la interacción y fortalece el vínculo familiar.

Un tentempié para llevar. No debemos olvidar que, a media mañana, es importante que los niños recarguen energías. Para evitar que se compren bollería o comida basura -poco nutritiva e hipercalórica-, debemos acordarnos de prepararles algo para llevar. Algo fácil es poner siempre una pieza de fruta y una porción de frutos secos en la mochila. En esta etapa de crecimiento, puede que esto no sea suficiente para algunos pequeños, por eso también debemos considerar añadir algo más consistente, como un bocadillo. Lo que sí debemos intentar es que el desayuno sea diferente del tentempié y combinar los alimentos por tal que no se repitan en un mismo día. Debemos conseguir que la alimentación saludable les resulte sabrosa y creativa, evitando ser repetitivos. Por ejemplo, si por la mañana han desayunado tostadas con queso fresco miel y nueces, a media mañana le podemos preparar un bocadillo con paté vegetal, rúcula y tomate, o unas galletas de avena caseras, etc…

La comida de casa al cole, la era del Tupper.

 

 

 

 

 

 

 

Seguro que todos estáis al corriente de las nuevas noticias sobre la posibilidad de que el próximo curso, en algunas comunidades, los escolares puedan llevar alimentos de casa en un ‘tupper’ para comer en la escuela. Esto produciría un ahorro importante en las familias, que ya no tendrían que pagar el comedor escolar. Esta novedad nace de la demanda de las familias. Es una respuesta a la situación actual de crisis que está afectando a gran parte de la población provocando problemas económicos en muchos núcleos familiares. El coste de un menú diario en la escuela es de aproximadamente 6 euros por día y niño, esto en familias de dos hijos puede suponer aprox. 250 euros cada mes. Así pues, la situación en la que estamos obliga a las escuelas a adaptarse a la delicada economía de muchas familias, dejando así que los alumnos lleven la comida de casa, pero este cambio, esta “alternativa” al comedor escolar conlleva más cuestiones a parte de la económica. Los datos hablan por si solos, (más…)

Jamie Oliver: enseñad a los niños qué son los alimentos

Alimenta't Dietistas Barcelona
Jamie Oliver y su Food Revolution

¿Conocéis a Jamie Oliver? ¿Sabéis a qué se dedica?

Para empezar, diremos que es un chef inglés joven, entusiasta y muy creativo, aunque no sólo entre los fogones. Está totalmente comprometido con la lucha contra la obesidad en Inglaterra, Australia y en Estados Unidos. Dedica su energía a trabajar en su fundación, con la cual ha creado el “Ministerio de Comida” (Ministry of Food) con el objetivo de acercar la alimentación saludable a los niños y los adultos. Ha participado en numerosos programas de televisión en los cuales enseñaba a las familias a comer bien a través de la cocina. Jamie concede muchísima importancia a que los adultos y sobre todo los niños, conozcan de cerca los alimentos y su origen, y se atrevan a cocinar en sus casas.  Esta simple modificación de hábitos desbancaría el consumo de comida rápida y procesada, a la vez que se favorecería la ingesta de productos frescos y locales que son cocinados por las propias familias.

Os sugerimos que veáis este vídeo, correspondiente a la entrega del premio TED en febrero del 2010  a Jamie Oliver. Él aprovecha esta ocasión para forzar una reflexión sobre hacia dónde está llevando la forma de comer actual de los americanos: enorme gasto sanitario en enfermedades directa o indirectamente relacionadas con la obesidad, disminución de la esperanza de vida entre los niños, manipulación de los alimentos básicos por parte de la industria alimentaria… Y después de lanzar esta impactante fotografía de la sociedad actual, propone su particular solución: educar en alimentación. Enseñar a adultos y niños a cocinar, acercar a los más pequeños el verdadero origen y características de los alimentos, inspeccionar de forma independiente a la industria alimentaria para evitar que manipulen innecesariamente los productos….y sobre todo, fomentando y potenciando todas aquellas iniciativas que ya se están desarrollando en muchas partes del mundo y que trabajan para revertir los hábitos alimentarios insanos.

En alimenta’t compartimos totalmente esta visión educadora y culinaria de lo que debe ser una alimentación familiar sana. Por eso, os invitamos a que apoyéis la iniciativa de Jamie Oliver Food Revolution, firmando on line la petición de que los gobiernos implementen acciones encaminadas a mejorar la salud alimentaria de la población.

Los menús escolares suspenden

Alimenta't menú escolar saludable
Los escolares no adquieren hábitos alimentarios saludables en el comedor

 

Alguna vez hemos oído el concepto de “ambiente obesogénico“, pero… ¿qué quiere decir? ¿Qué implica? ¿Cuál es su alcance?  ¿Cuáles serán las consecuencias a la larga?

En principio este término hace referencia a una situación social en la que abundan las comodidades que llevan al sedentarismo, y  se favorece el acceso a los alimentos altamente energéticos.

En Alimenta’t creemos que esta definición estaría más completa si se añadiera el concepto de educación nutricional. Nos encontramos en un momento de la historia en el que el acceso a la información es muy fácil a través de internet y otros medios, el interés de la población es muy grande respecto a temas de salud y alimentación, y las autoridades están concienciadas y redactan leyes para salvaguardar la salud y la seguridad alimentaria. Entonces….¿por qué los menús que se sirven en las escuelas siguen siendo desequilibrados?

La comida que se realiza en el centro escolar tiene una doble función: de un lado, aporta al rededor del 35% de la energía y los nutrientes que necesita el niño a lo largo del día, y de otro, enseñar a comer acompañado y de todo.

Si alguna de estas dos funciones falla (bien sea porque aporta un exceso de energía en forma de dulces, rebozados y fritos, o bien porque es pobre en alimentos básicos como verduras, frutas, pescados y legumbres), nos encontramos ante un nuevo factor añadido para crear un ambiente obesogénico: la falta de conocimiento y de adquisición de hábitos alimentarios saludables.

De poco sirve consensuar leyes de Nutrición, Alimentación y Seguridad Alimentaria ( Ley 17/2011, de 5 de julio) en las que se habla de calidad nutricional de los menús escolares si en la práctica no se garantiza que los pequeños coman los alimentos según la frecuencia de consumo recomendada por los dietistas.

Hoy que los niños vuelven al colegio, tal vez las autoridades sanitarias y los padres y madres deberían de reflexionar sobre iniciar una campaña de concienciación y exigencia a las empresas de cátering y las cocinas que sirven los menús escolares para que realmente elaboren menús saludables y cumplan con su función de educación nutricional.