Etiqueta: zinc

Zinc (el fiel escudero)

¿Qué habría sido del gran hidalgo Don Quijote sin su fiel escudero Sancho Panza? Ni en sueños habría podido salir airoso de sus hazañas, ni mucho menos vencer a los gigantes que algún envidioso describió como molinos.

Así podríamos describir el decisivo papel que ejerce el zinc en el organismo, el de un fiel escudero que defiende a capa y espada nuestra retaguardia para que salgamos al mundo a vencer cuanto gigante ose amenazarnos.

Hazañas quijotescas aparte, el zinc resulta esencial, entre otros dignos cometidos, para que podamos ver, oler y oír. Sabiendo esto… ¿a que la comparación ya no parece tan exagerada?

Un poquito de fisiología quijotesca

El cuerpo humano acarrea una media de 2g de zinc, repartido entre órganos, tejidos y fluidos. Sin él, más de 70 enzimas no podrían ejercer su papel, esencial en una cantidad ingente de circuitos fisiológicos. El zinc también actúa estimulando el sistema inmunológico y la cicatrización de heridas. Vamos, que además de llevaros el escudo, no dudará en defenderos a capa y espada si os asaltan bandidos, ni en vendaros las heridas si os caéis del caballo. 

(más…)

En otoño, aliméntate para fortalecer tu sistema inmune

Con la entrada del otoño llegan  también las bajadas de temperatura. El tiempo se vuelve más inestable e impredecible con días más cálidos y soleados y días más fríos, con algunas lluvias. Probablemente algunos de nosotros ya habremos cogido un resfriado antes de que el verdadero frío se haya instalado. Además de un cambio de armario y lavarnos las manos más a menudo, hay otras cosas que podremos hacer para reducir la posibilidad de caer enfermos en las próximas semanas y esto es, con alimentos que fortalezcan nuestro sistema inmune. Entonces, igual que incorporamos una chaqueta en nuestro día a día, no podemos olvidarnos de incorporar esos alimentos que nos ayudaran a mantenernos sanos y lejos de la cama.

La dieta equilibrada… ¡que no falte!

Nunca está de menos reiterar la importancia de seguir una dieta equilibrada basada en la famosa dieta mediterránea. Si bien la pirámide de la dieta equilibrada se va actualizando regularmente a medida que la ciencia evidencia beneficios y perjuicios, hay unas recomendaciones que se mantienen.  Por ejemplo, el número de calorías a ingerir. Dietas diarias demasiado pobres o demasiado ricas en calorías pueden deprimir nuestro sistema inmunológico. Otro ejemplo, el consumo total de grasas, hidratos de carbono y proteínas; no deberíamos ingerir más del 30% del total de la ingesta energética diaria en grasas, e intentar consumir grasas insaturadas y poliinsaturadas. (más…)