Vitamina B6 (alegres, imbatibles y sin síndrome premenstrual)

Un antidepresivo natural

¿Habéis oído hablar de la serotonina? Es un neurotransmisor que sintetizamos en el cerebro, encargado de mantenernos alegres, animados y con ilusión. Además, hasta un 90% de la serotonina presente en el organismo se encuentra en el intestino, donde promueve incansable el tránsito intestinal para que, aparte de felices, andemos ligeros de equipaje. Por ello, para olvidar por completo el significado de la palabra «estreñimiento» y para no sufrir más «depre» que la del regreso de vacaciones, debemos mantener un nivel de serotonina adecuado y constante. Y adivinad qué «material de construcción» necesitamos para fabricarla… ¡Vitamina B6!

Un poquito de fisiología

Como ocurría con las demás vitaminas del grupo B, la también llamada piridoxina nos permite liberar y utilizar la energía de los alimentos. Resulta esencial en el metabolismo de las proteínas y actúa a modo de llave bioquímica en una plétora de reacciones necesarias para que despertemos cada día con ganas de comernos el mundo.

Entre sus cometidos, la vitamina B6 cuenta con algunos honorables representantes: desde la reparación de tejidos a la regulación del equilibrio hormonal y nervioso, pasando por la síntesis de hemoglobina, la molécula encargada de transportar oxígeno. Y es que no sólo la necesitamos para sintetizar serotonina, también ejerce de «ladrillo» de otros neurotransmisores (como la dopamina, la adrenalina y el gaba, encargados de mantenernos activos, alerta y relajados, respectivamente).

Por si fuera poco, también contribuye a mantener la piel sana e interviene en el funcionamiento de la respuesta inmune, participando en la síntesis de los anticuerpos que combaten las infecciones.

No os sorprenderá pues que su déficit, aunque poco común, acarree un amplio abanico de consecuencias: desde irritabilidad, ansiedad, disfunciones menstruales, fatiga, falta de energía y estados de ánimo depresivos, hasta anemia, infecciones frecuentes, sequedad en la piel e inflamación de lengua y párpados.

¿Síndrome premenstrual? ¡No gracias!

Tanto si lo sufrís en vuestra piel como indirectamente a través de las mujeres de vuestra vida, el síndrome premenstrual puede resultar un motivo de profundo malestar. Suele darse alrededor de la semana anterior al periodo, cuando las hormonas sexuales que regulan el ciclo femenino asumen que no va a haber embarazo y se disponen a librarse de los preparativos. Afortunadamente, no todas las mujeres tienen que lidiar con sus síntomas (que incluyen estados depresivos, fatiga, apatía y cambios de humor), pero aquéllas que notéis que esos días del mes andáis pachuchas, irritables y no acabáis de ser vosotras mismas, sabed que se ha comprobado que un aporte adecuado de vitamina B6 reduce considerablemente la intensidad de los síntomas.

¿Dónde la encontramos y cuánta necesitamos?

Afortunadamente, la vitamina B6 se encuentra en muchos alimentos, lo que nos abre un amplio abanico de posibilidades para asegurarnos de que disponemos del material de construcción necesario para que todo funcione a la perfección. En mayor o menor medida, la encontramos en carnes, pescados, cereales, frutas, verduras, frutos secos y legumbres. La dosis diaria recomendada ronda los 2mg, lo que conseguiréis fácilmente con un plato alegre de salmón con patatas. Aunque por lo que pudiera ser, ¡no está de más acompañarlo con unas deliciosas coles de Bruselas y asegurar el tiro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *